La siesta

2016_01_sueno

La siesta es un sueño breve que se toma durante el día con la finalidad de descansar, sentirse mejor y poder afrontar el resto del día.

Su objetivo consiste en sumir al individuo brevemente en la fase II del sueño, preferiblemente en un período que no sobrepase los veinte minutos, esto para impedir el estadio de la fase III y IV del sueño, ya que las personas que abusan del tiempo de la siesta al entrar a estas fases de sueño profundo y despertar para continuar con sus actividades, sin esperar que se cierre el ciclo, se sentirán amodorrados, cansados, molestos, todo lo contrario a lo que se busca al tomar una siesta; en caso de superar los primeros veinte minutos es sugerible alargar la siesta hasta cincuenta minutos para cerrar el ciclo de sueño.

Otras de las desventajas que rodean a la siesta es que debe ser tomada de preferencia de cuatro a cinco horas antes de acostarse, para que el sueño nocturno no sea afectado.

En los casos donde la siesta es llevada a cabo correctamente se han observado que ayudan y que favorecen:

  • Reducción de cardiopatías
  • Favorecen el equilibrio hormonal
  • Estimulan la reparación celular
  • Aumento de la actividad
  • Manutención alta de la actividad cerebral
  • Mejor retención de la información
  • Mejora en aptitudes motoras y coordinación neuromuscular

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.