Para entrar en la plataforma de aprendizaje

   
     isec2010@gmail.com
Tap To Call

Evolución y Cerebro

La evolución es el cambio de los sistemas biológicos a través del tiempo y una de las premisas generales que supone su estudio es que los organismos procedemos de un ancestro común, y de ahí surge la pregunta: ¿Cómo se generaron esas enormes diferencias en cuanto a las habilidades y capacidades, como lo son la percepción de las sensaciones, la memoria o las diferentes formas de pensamiento y las diversas especies? La respuesta a ésta pregunta nos remite principalmente a indagar en cómo es que nuestro cerebro ha evolucionado para lograr comprender el desarrollo de nuestras conductas más básicas resultado del proceso de la selección natural, y que gracias a ella, se ha convertido en un órgano especialmente diseñado para el procesamiento de información.

Esto conlleva a plantearnos una segunda pregunta: ¿Cómo es que el sistema nervioso detecta e integra todas las fuentes de información disponible en su medio y las deriva en respuestas conductualmente adaptativas?

Los cerebros existen por la distribución de diferentes fuentes necesarias para la supervivencia que varían en espacio y tiempo, por ejemplo, el cerebro adquiere a través de los sentidos la presencia de fuentes de peligro; evalúa y registra ésta aferencia y genera respuestas adaptativas ejecutadas por medio de los músculos. Así, la actividad cerebral es más compleja cuando se requieren nuevos recursos, cuando la distribución de estas fuentes es altamente variable, cuando el organismo requiere de altos gastos de energía y éstos deben ser sostenidos continuamente, y cuando debe sobrevivir por un largo período de tiempo para lograr reproducirse con éxito.

Así, la biodiversidad se genera a partir del proceso de la selección natural, que es inducida por los cambios climáticos, fenómenos físicos y los hábitats. La presión que ejerce actúa sobre variaciones espontáneas del genotipo dentro de una población, y que da como resultado mutaciones en los genes.

Nuestro conocimiento actual sobre el proceso evolutivo comienza con la teoría de Charles Darwin (1859), quien propone que el proceso de la evolución por medio de la selección natural produce variaciones sobre el organismo, esto comprobado por medio de registros fósiles de especies extintas. La fuente de variación por medio de la cual la selección natural actúa no se definió hasta el establecimiento de la genética como ciencia por Gregor Mendel en 1865, y quien formuló los principios básicos de la herencia y sus unidades de transmisión o genes, y los trabajos posteriores de Theodosius Dobzhansky y otros a principios del Siglo XX.

La teoría moderna de la evolución retoma el trabajo de Darwin en el contexto de la genética, la biología molecular y otras ciencias relevantes incluyendo entre ellas a la psicología y las neurociencias. Estas interrelaciones entre disciplinas fue llamada por Julian Huxley como Síntesis Evolutiva en 1942, y reconoce a los cambios evolutivos graduales y los largos procesos evolutivos, como la variabilidad entre las especies, siendo explicados en términos de mecanismos genéticos.

Antes de la publicación de la teoría de Darwin la principal creencia de los científicos occidentales sobre el origen del humano era por una creación divina. La idea principal de Darwin, por el contrario, era de que las criaturas vivientes han evolucionado a través de largos periodos de tiempo, lo cual no fue aceptado fácilmente por la resistencia a pensar de que el humano es también un animal en continuidad con la naturaleza, esto es, que el humano esta relacionado con otros animales como los chimpancés y otros primates. Que la evolución sea un proceso direccional que emplea la selección natural es un concepto que aún, hoy en día ciertos grupos se resisten a aceptar.

La idea de que la evolución es progresiva en el sentido de que ocurre como una mejora continua sobre el tiempo es muy atractiva y cómoda. Atractiva en el papel de la egocentricidad de nuestra especie y cómoda como fuente de principios morales. El concepto aristotélico de Escala Natural en donde los animales pueden estar organizados en una escalera continua, jerárquica y progresiva con los humanos en la cumbre sintetiza éste punto de vista, así como en la tradición Judeo Cristiana de la creación la cima es la especie humana. J. Huxley promovió la idea de que la evolución era progresiva, pensando que los principios éticos y el significado de la existencia humana podría derivarse de la posición del humano en esa cumbre.

El concepto de Escala Natural, con escalas progresivamente ascendentes de formas de vida, como la secuencia pez-rana-reptil-rata-gato-mono-humano, resulta correcta intuitivamente. Estas escalas se han establecido desde el punto de vista antropocéntrico, el cual, no tiene un gran valor científico dentro del contexto evolutivo como se han basado, por ejemplo, en nuestra medición de la belleza animal. Ésta atrae la idea de una sobreevolución basada en el hecho de ser un proceso por sí misma, pero la belleza es más bien un concepto y valor humano, pero no un principio biológico.

De forma inherente se encuentra la noción de que en la escala de la naturaleza cada especie animal tiene su propio rango dentro de ella. Los animales “avanzados o superiores” (los humanos y algunos cercanos a él) ocupan los más altos rangos en dicha escala, y a partir de los menos parecidos al hombre se van relegando a rangos más bajos. Así, nos tenemos que referir a algunos animales como “vertebrados o mamíferos superiores” y a otros como “inferiores”. Desafortunadamente, términos como “superior” o “inferior” representan sólo juicios de valor homocéntricos, y que son inadecuados para comparar a los animales y no tienen lugar en el vocabulario de la biología evolutiva. Muchas especies extintas de vertebrados están distantes del humano y parecen diferir muy poco, casi nada. Estos animales sólo se adaptaron a sus medios mientras que el humano, y otros homínidos, a los suyos. Pero el simple hecho de que los animales difieran no significa algún nivel relativo entre ellos.

Post Tagged with ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>